miércoles, 4 de julio de 2018

Trabajando el core en verano





El verano invita a hacer más actividades al aire libre, y una de ellas muy buena para trabajar el CORE y la propiocepción es la cinta plana o slackline.


No cabe duda de que el equilibrio es fundamental en este deporte. Para conseguir un buen apoyo necesitamos prestar mucha atención a la sensibilidad de nuestros pies. La sensación del tacto de la cinta en la planta del pie y el juego rápido y preciso de tobillo, rodilla y cadera nos obligan a trabajar de forma muy intensa la propiocepción.

Y para mantener el equilibrio, además de fuerza en las piernas necesitamos un perfecto control de las estructuras que conforman el CORE. La musculatura abdominal (fundamentalmente el transverso del abdomen), el sostén que nos proporciona el suelo pélvico, la musculatura pequeña que aporta control a las lumbares, y el glúteo medio como estabilizador de cadera  (un buen glúteo... ¡es imprescindible!) deben trabajar de manera eficiente para mantener la postura erguida y estabilizar el tronco para permitir el movimiento preciso de las piernas y mantener el equilibrio.

Así pues, el slackline es un ejercicio perfecto para entrenar de forma divertida el CORE y la propiocepción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario